Archivo de la etiqueta: planta ornamental

  • Les informamos que del 02 al 17 de agosto, cerramos por vacaciones. Disculpen las molestias.

Césped: ¿Natural o artificial?

Con el buen tiempo, sobre todo en primavera y verano, nos empiezan a entrar las prisas de preparar el jardín de nuestra casa. En caso de que tengamos césped natural, pues es necesario ir realizando la primera siega del año y su primer abonado. Y si tenemos césped artificial, sería importante realizar una limpieza a fondo. En cualquier caso y si todavía no tienes una idea sobre qué plantar, desde Tepes Julián te pasamos ventajas y desventajas de cada uno de ellos.

Por un lado, el césped natural es usado en la mayoría de los jardines públicos, en los campos de golf, en los estadios de fútbol, incluso en urbanizaciones privadas ya que las ventajas son numerosas como:

  1. El césped natural absorbe el ruido y nubes de humos como la contaminación, es decir, con la instalación de tepes de césped natural hace que los niveles de contaminación bajen.
  2. La instalación de rollos de césped hace que descienda algunos grados la temperatura de la zona porque trasmite frescor.
  3. El precio es considerablemente más bajo que el césped artificial.
  4. La sencillez y la rapidez con que se instalan los tepes ya que el jardín de su casa cambia en tan solo unas horas.
  5. El césped natural es suave debido a su hoja fina y que es agradable al tacto.
  6. La sensación no se puede igualar con otras alternativas porque la plantación del césped es de la propia naturaleza.
Plantar césped natural Tepes Julián.
Plantar césped natural

No obstante, también existen desventajas:

  1. El consumo de agua puede ser mayor que con el césped artificial. De todas formas, existen variedades de césped que requieren menos agua. Pregunte a empresas que cultiven césped.
  2. El tiempo de dedicación y esfuerzo que tiene que gastar una persona para tenerlo a punto.

Por otro lado, las ventajas correspondientes al césped artificial son:

  1. Puede requerir menos agua que la planta ornamental. Aunque esto es un poco subjetivo.
  2. No hay que realizarle las tareas de siega, abono, curas, etc. Si bien existen labores como de limpieza, peinado… que supone una tarea también en esta clase de césped.

Por último, los inconvenientes del artificial son varias:

  1. La instalación de esta clase de césped requiere más tiempo y, además, es más complejo.
  2. Puede dañar la piel por su abrasión.
  3. De vez en cuando es conveniente desinfectarlo de cualquier bacteria.
  4. El precio del césped artificial suele ser mayor que los naturales.
  5. El material del que están hecho, puede dar calor al entorno.
  6. De vez en cuando es necesario lavarlo y peinarlo.

 

 

Tipos de riego: Aspersión y difusores

El riego, junto con el abono y la siega, es la tarea más importante para un correcto mantenimiento de césped natural. Este tipo de planta ornamental es importante que esté siempre humedecida para mantener el césped con sus cualidades: color verde intenso, agradable al tacto.

La gestión del riego es importante tanto para el medio ambiente como para nuestro bolsillo. No se debe regar de forma excesiva porque provocaría encharcamientos y, en consecuencia, enfermedades y hongos, tampoco porque el suelo quedaría compacto y no recibiría oxígeno y moriría por asfixia. Otra de las causas por las que no se debe regar en abundancia es porque podría disolver rápidamente los nutrientes que aportemos en cuanto al abono.

Por otra parte, no se debe regar poco debido a que provocarían la muerte ante la escasez de agua. Si el césped se le ve de un tono pálido puede ser debido por falta de abono y agua. El color verde grisáceo es el primer indicio de la falta de agua. Si se trata de forma rápida, podría volver a crecer.

Tipos de riego
Tipos de riego

En cuanto a la formar de regar, los profesionales no aconsejan hacerlo con manguera, a no ser que sea porque es un terreno de pequeñas dimensiones. El motivo reside en que el agua no cae de manera por igual en todo el jardín y podría haber zonas que se podrían marchitar. Así, los métodos más habituales es la instalación de un riego automático por aspersores o difusores. Hay que tener en cuenta, aunque es una obviedad, que cuando haya lluvias se debe regar menos, que las zonas de sombra requieren menos agua o, incluso, cuando el césped esté algo largo.

Por último, en los meses de primavera, dependiendo de las precipitaciones, habría que regar un riego diario (en condiciones normales). En verano habría que aumentar a dos riegos diarios (excepto en la primera semana de instalación de los tepes de césped natural, que serán de 3 riegos). En otoño e invierno, prácticamente no habría que hacer ningún riego porque suelen haber lluvias generalizadas. De no ser así, habría que dar un riego cada 10 días.

 

 

Abono en el césped natural

Abono en el césped natural. Uno de los pilares básicos para el mantenimiento es el abono en el césped natural. Estudiemos de qué nutrientes están compuestos los abonos.

Para mantener un jardín sano y buen estado debemos nutrirle un abono en el césped natural, es decir, un alimento que absorba el jardín para el crecimiento de la planta ornamental. Además, cuando veamos que el color del césped esté con un color verde apagado, casi amarillo, eso es por falta de abono en el césped natural.

Abono en el césped natural
Abono en el césped natural

Pues bien, los nutrientes que debe contener un abono en el césped natural son como mínimo el nitrógeno, que es el componente más determinante porque favorece el crecimiento de las hojas y, además, favorece el enraizamiento; el fósforo que favorece el sistema radicular (es la primera raíz que marchita tras la semilla, después surgen otras raíces secundarias) y el potasio que estimula el crecimiento.

Además de estos nutrientes químicos, existen otros menos importantes como son el magnesio y el  calcio (favorece el enriquecimiento del suelo), el azufre (mejora el color de la planta), entre otros.

Este tipo de abono complejo es ideal para el césped variedad trafic porque favorece el crecimiento de las semillas festuca arundinácea, ray grass ingles y poa pratensis. La cantidad a aportar de abono es sobre 2,5 kilogramos por cada 100 metros cuadrados y cada 4 semanas, sólo de los meses de marzo a noviembre. En concreto, el abono óptimo a aplicar es el 12-11-18.

En conclusión, una vez que realicemos la siega del césped natural sería buen momento de echar el abono. A continuación habría que darle un riego para la descomposición del granulado. El abono se tiene que repartir de manera uniforme, para ello existen abonadoras para superficies grandes. Para terrenos o jardines pequeños, podremos echarlo a mano teniendo bastante precaución de no echar excesiva en un lugar en concreto porque provocarían quemaduras.