Archivo de la etiqueta: regar

Césped natural para piscinas

Mantenimiento del césped natural en verano

Las tareas de mantenimiento en el jardín deben realizarse durante todo el año, si bien es cierto que el verano es la estación en la que menos hay que hacer

El verano es la estación del año donde menos tareas de mantenimiento se realizan, respecto a las otras épocas. En esta lo más importante es regar y segar, el riego moderado sin encharcamientos y la siega a la altura recomendada. Siguiendo estos pasos, mantendremos el jardín en perfecto estado durante toda la estación estival.

Con la llegada del buen tiempo es momento de utilizar cada vez más el jardín, y el nuestro nos lo encontramos hecho un desastre, calvas, poca densidad, zonas más amarillentas,… no hay problema, se soluciona con la instalación de césped natural en rollos o tepes.

Tepes Julian es una empresa especializada desde hace más de diez años a la producción y venta de césped natural en rollos (tepes) para jardinería y áreas verdes. Calidad garantizada. Envío 24 h. Solicite presupuesto de césped sin compromiso.

Presupuesto césped natural

Los tepes son planchas de tierra con césped natural de la mejor calidad. Se crean a partir de una cuidadosa selección de las mejores semillas y una maduración en tierra durante más de doce meses. Una forma rápida y sencilla de renovar el aspecto de su jardín en tan sólo unas horas.

A la hora de plantar los tepes, el cambio en su jardín se produce desde el primer momento. Comprobará como al finalizar luce un perfecto manto verde, libre de calvas y malas hierbas, realzando más la belleza de su hogar.

El riego y la siega son las tareas principales a realizar durante el verano, para mantener el jardín en perfecto estado

Las tareas a realizar en el jardín durante el verano son mínimas y muy sencillas de realizar. Si las llevamos a cabo de forma correcta, tendremos asegurado un perfecto césped natural para poder disfrutar con toda la familia y amigos durante la temporada estival.

Las tareas a realizar se basan en el riego y en la siega. En el primer caso es fundamental estar atento al césped natural, ya que las altas temperaturas suelen llegar abrasarlo y el riego es una parte principal para evitarlo. Se deberá hacer ligero, en ningún caso se encharcará, de esta manera llegará de manera correcta a las raíces de la planta.

Césped natural para piscinas
Césped natural para piscinas

Contar con un buen sistema de riego nos ayudará a realizar esta tarea, tanto en tiempo como en la calidad de su hacer, además de ahorrarnos agua. Mantener el riego en buenas condiciones, reparando las pequeñas fugas que se produzcan, programar el riego en cuanto a la cantidad y a su duración, o elegir un sistema de riego con sensor de agua, son algunas de las opciones que nos ayudará a mantener el jardín en perfecto estado.

El césped natural es muy sensible al exceso y a la escasez de agua, enseguida muestra señales de alarma a los que debemos estar atentos. Otros factores como la compactación del terreno, las siegas muy bajas o una excesiva capa de fieltro impiden que la planta absorba el agua correctamente.

Los rollos de césped natural poseen un gran poder de adaptación y de regeneración, pueden instalarse en cualquier época del año

Los síntomas que suele presentar el césped natural cuando tiene un exceso o defecto de agua son:

  • Por escasez de agua, la planta va cambiando su coloración, pasando de un verde azulado, a un marrón quemado y terminando en un amarillo pajizo. Otra señal se manifiesta, cuando al pisar el jardín, las pisadas se quedan marcadas en la planta. Por la falta de agua entra en un estado de latencia, rebajando sus defensas y estando más expuesto a la floración de malas hierbas.
  • Por exceso de agua, las raíces no reciben oxígeno produciendo daños en la raíz y en la corona de la planta e impidiendo su correcto crecimiento.

Un riego adecuado es fundamental para evitar estos daños en el jardín, unas pautas a seguir serían:

  • El riego debe ser profundo de hasta 15 cm.
  • Para evitar que se produzcan encharcamientos un sistema de drenaje es muy importante.
  • La mejor hora para regar es por la mañana temprano, de esta manera el follaje se seca más rápido.
  • Si habitamos en un clima cálido y húmedo, es mejor no realizar los riegos por la noche, ya que potenciaríamos el desarrollo de algunas enfermedades.

Una opción de disfrutar del jardín de una manera rápida, bien para celebrar un evento o porque el buen tiempo se nos ha echado encima, es la instalación de los rollos de césped natural. Sus resultados son visibles desde el primer momento.

La instalación de los tepes es muy sencilla y puedes ser llevada a cabo por uno mismo. Desde el primer momento forma un perfecto manto verde, totalmente tupido, libre de calvas y malas hierbas, con una coloración, densidad y suavidad perfectas.

Además del riego, la siega es otra tarea clave en el mantenimiento del césped natural en verano. Un corte adecuado forzará el crecimiento de la planta, siendo más resistente a las altas temperaturas y al gran uso que tiene en esta época.

Las planchas de césped natural es la opción más rápida y sencilla de renovar el aspecto de su jardín

En este caso, tanto segar la planta mucho como dejarla demasiado alta puede causar daños al césped natural. Demasiado bajo o demasiado alto aumentará el consumo de agua, la planta no podrá realizar de una manera correcta la fotosíntesis y se volverá más vulnerable.

A través de las hojas, la planta realiza la fotosíntesis, muy necesaria para su crecimiento y su supervivencia. Si el corte que se produce es demasiado corto, su capacidad fotosintética disminuirá, volviéndose más vulnerable a la invasión de malas hierbas y perdiendo su poder radicular.

Riego por aspersión
Riego por aspersión

La altura adecuada estará alrededor de los 5 a 7 cm, salvo los céspedes especiales o deportivos. Un césped natural demasiado bajo supone mucho más mantenimiento y sus cuidados resultan más caros.

Dependiendo del crecimiento de la planta será la frecuencia de corte, también del tipo de césped que tengamos, de la época del año en la que nos encontremos y de las condiciones climáticas que se den en cada momento. Por regla general, estará en 1/3.

Realizar unas correctas tareas de mantenimiento durante el verano al césped natural será la clave para disfrutar del jardín sin problemas

Para hacernos una idea, si un césped debe cortarse a 6 cm, no debemos dejarlo sobrepasar 1/3 de esa altura, por lo tanto cuando alcance los 8 cm se segarán. Así evitaremos que el césped natural sufra de estrés.

Si el césped natural ha sobrepasado su altura ideal, no debemos realizar una siega total, sino que se irá reduciendo poco a poco, en diferentes siegas, su altura, hasta llegar a la más adecuada. De esta forma evitamos que la planta pueda sufrir un shock fisiológico.

Instalación de tepes
Instalación de tepes

El patrón que debemos seguir a la hora de segar el césped natural se irá variando cada vez. Así promovemos el crecimiento vertical de la planta.

Otro factor fundamental a la hora de segar, es el estado de la maquinaria. El cortacésped debe tener las cuchillas bien afiladas, ya que de lo contrario provocará desgarros y lesiones a la planta, estará más expuesto a la aparición de enfermedades fúngicas y toda la superficie del césped se tornará a un color pajizo.

Si queremos que el césped natural de nuestro jardín se mantenga perfecto durante todo el verano, tan sólo deberemos realizar de manera correcta estas pequeñas tareas de mantenimiento.

Otros artículos de interés:

Césped para piscina

¿Cómo se coloca el césped en rollos?

Césped natural de bajo mantenimiento

Enfermedades y Hongos: Problemas de los jardines

Las enfermedades y los hongos son los grandes problemas de los jardines si no se hace un buen mantenimiento.

Problemas de los jardines:

La formación de césped en tepe pasa por una fase crítica tras su colocación en el terreno de asiento. Si bien, esta situación es especialmente delicada cuando las temperaturas superiores son extremas. En consecuencia, hay que prestar mayor atención al césped natural que se ha instalado. Los expertos afirman que los rollos de césped natural en tepes no se pueden considerar maduro hasta que no ha vivido su primer invierno y su sistema radicular ha alcanzado su desarrollo pleno.

Así pues, los dos problemas que pueden aparecer en las praderas (y no los únicos) son las enfermedades y hongos. Por tanto, el mantenimiento es especial durante la siguiente climatología:

  • Elevadas temperaturas unidas a vientos fuertes son la causa de la deshidratación y marchitamiento del césped. Aún es más grave si el riego no es eficaz. El caudal estándar suele ser de 5-6 litros por cada metro cuadrado, siempre y cuando el drenaje de la tierra sea correcto.
  • Elevadas temperaturas junto con el exceso de riego. Ello supone un riesgo importante para la aparición de enfermedades y hongos. Esto no quiere decir que tengamos que echar menos agua de lo normal, porque ello provocaría la sequedad del césped y, por ende, la muerte. Así, hay que buscar un caudal óptimo de riego para evitar que se produzcan ambas consecuencias.

Los hongos más populares durante el verano son: el Pithium y el Dóllar Spot. La mayoría de dichas enfermedades vienen provocadas por las altas temperaturas y sobre todo durante la noche, es decir, cuando las temperaturas nocturnas rondan los 21 y 27 grados centígrados unidos a periodos de humedad elevados. Son tan agresivos que en 48/72 horas es arrasado por todo el jardín.

Problemas de los jardines
Problemas de los jardines

La solución a estos problemas es un correcto mantenimiento del césped, es decir, no debemos regar en exceso ni tan poco, sobre todo cuando las temperaturas son altas. También, sería importante que durante los meses de verano se realicen tratamientos preventivos de enfermedades fúngicas.

Los síntomas para detectar estas enfermedades son manchas amarillentas en las hojas que van tomando un color muy húmedo. Posteriormente, se convierta en un color marrón rojizo.

En definitiva, los problemas de los jardines que hemos citado no son los únicos. Por desgracia existen multitud de factores que pueden causar graves enfermedades en el césped natural.

 

Tipos de riego: Aspersión y difusores

El riego, junto con el abono y la siega, es la tarea más importante para un correcto mantenimiento de césped natural. Este tipo de planta ornamental es importante que esté siempre humedecida para mantener el césped con sus cualidades: color verde intenso, agradable al tacto.

La gestión del riego es importante tanto para el medio ambiente como para nuestro bolsillo. No se debe regar de forma excesiva porque provocaría encharcamientos y, en consecuencia, enfermedades y hongos, tampoco porque el suelo quedaría compacto y no recibiría oxígeno y moriría por asfixia. Otra de las causas por las que no se debe regar en abundancia es porque podría disolver rápidamente los nutrientes que aportemos en cuanto al abono.

Por otra parte, no se debe regar poco debido a que provocarían la muerte ante la escasez de agua. Si el césped se le ve de un tono pálido puede ser debido por falta de abono y agua. El color verde grisáceo es el primer indicio de la falta de agua. Si se trata de forma rápida, podría volver a crecer.

Tipos de riego
Tipos de riego

En cuanto a la formar de regar, los profesionales no aconsejan hacerlo con manguera, a no ser que sea porque es un terreno de pequeñas dimensiones. El motivo reside en que el agua no cae de manera por igual en todo el jardín y podría haber zonas que se podrían marchitar. Así, los métodos más habituales es la instalación de un riego automático por aspersores o difusores. Hay que tener en cuenta, aunque es una obviedad, que cuando haya lluvias se debe regar menos, que las zonas de sombra requieren menos agua o, incluso, cuando el césped esté algo largo.

Por último, en los meses de primavera, dependiendo de las precipitaciones, habría que regar un riego diario (en condiciones normales). En verano habría que aumentar a dos riegos diarios (excepto en la primera semana de instalación de los tepes de césped natural, que serán de 3 riegos). En otoño e invierno, prácticamente no habría que hacer ningún riego porque suelen haber lluvias generalizadas. De no ser así, habría que dar un riego cada 10 días.