Archivo de la etiqueta: mantenimiento

Mantenimiento del césped en otoño

Realizar un buen mantenimiento del césped en otoño es imprescindible, para pasar el invierno sin sufrir daños y llegar a la primavera en perfecto estado

Las temperaturas ahora han disminuido y se van produciendo lluvias más a menudo, no podemos dejar de cuidar el césped, por eso un correcto mantenimiento del césped en otoño nos recompensará con un jardín perfecto en primavera.

El césped es importante que tenga buena salud tanto por dentro como por fuera. Por dentro sus raíces deben tener un buen enraizamiento y que las raíces absorban correctamente todos los nutrientes que aportamos al jardín. Por fuera, el césped debe lucir con un buen color y una gran suavidad.

Para conseguir que durante el invierno estas cualidades del césped no se pierdan, debemos realizar un correcto mantenimiento del césped en otoño.

Césped en otoño
Césped en otoño

Las tareas que debemos realizar durante esta época para un correcto mantenimiento del césped en otoño se basan en la limpieza del césped, retirando las hojas secas. En realizar un aireado y escarificado para remover la tierra y le penetre mejor el aire, el agua y los fertilizantes. Un recebo, una resiembra y por último aplicar un buen abono.

Comenzamos con la primera tarea de retirar las hojas secas del jardín. En esta época, incluso ya finalizando el verano, el jardín se cubre de hojas secas. Es importante retirarlas, ya que impiden el paso del oxígeno al césped, además en ocasiones pueden estar mojadas, por lluvia o por el rocío de las mañanas, lo que hace además un exceso de humedad, que puede provocar la aparición de hongos.

Con ayuda de un rastrillo las iremos retirando, pero nunca las dejaremos amontonadas en un lado del jardín, ya que ese trozo de césped se estropeará.

Mantenimiento del césped natural
Mantenimiento del césped natural

Durante esta época veremos que el césped va creciendo de una manera más lenta respecto al verano. Por esa razón las siegas las distanciaremos al igual que el riego que realizamos al jardín. Bastará con realizar al mes unas 2 o 3 siegas.

Una de las tareas importantes del mantenimiento del césped en otoño es la aireación. El césped necesita oxígeno, agua y fertilizantes, con una correcta aireación le llegarán fácilmente.

Se realiza haciendo unos agujeros en el jardín de una profundidad de 7 a 10 cm. Se pueden realizar de diversas formas, dependiendo principalmente del tamaño del jardín.

El mercado nos ofrece para realizar la aireación la horca de mano, el rulo, o unas plantillas que se colocan en nuestros pies. Todas estas herramientas llevan incorporados unos pinchos, así al ir pasando se clavarán en el jardín realizando los agujeros para su aireación. El uso de estas herramientas está recomendada para jardines pequeños.

Herramientas básicas de jardinería
Herramientas básicas de jardinería

Si el jardín es excesivamente grande para realizar una aireación manual, existen máquinas aireadoras, con las que realizar la tarea de aireación es rápida y cómoda.

Otro paso importante que realizar en las tareas de mantenimiento del césped en otoño es el escarificado. No es necesario el escarificado todos los años, dependerá de la capa de fieltro que tenga el jardín.

El fieltro es una capa que se forma en la superficie del jardín compuesta por tierra, raíces y hojas secas que impide que pasen los nutrientes necesarios a las raíces del césped. Para eliminar esta capa se debe arañar el suelo de manera superficial.

Al igual que el aireado, el escarificado lo podemos realizar de dos formas dependiendo el tamaño del jardín:

  • Manual: Utilizaremos un rastrillo para arañar el jardín. Utilizada en jardines pequeños.
  • Mecánico: Es una máquina en la que va instalada un rodillo con cuchillas, al pasar va cortando la capa de fieltro.

Se realizarán dos pasadas, en sentido horizontal una u la otra en sentido perpendicular, deben entrecruzarse las dos pasadas.

Aireación y escarificación del césped natural
Aireación y escarificación del césped natural

Para retirar el forraje que ha salido a la superficie del césped después de realizar el escarificado lo retiraremos con un rastrillo de púas flexibles y pasaremos el cortacésped, ya que al succionar deja más limpio de restos el jardín.

El aspecto que tendrá ahora el jardín será desastroso, no hay que alarmarse ya que es pasajero, en pocos días habrá vuelto a su aspecto ideal.

Es momento de revisar el jardín para detectar posibles calvas y realizar una resiembra en caso de que fuera necesario. Siempre aconsejamos que las semillas de la resiembra sean las mismas que las existentes en el jardín.

Podemos cubrir estas calvas con la instalación de césped natural en rollos o tepes. Es una técnica muy sencilla de realizar, y sobre todo muy rápida y con unos muy buenos resultados.

Tepes de césped natural Tepes Julián.
Tepes de césped natural Tepes Julián.

Otra de las tareas a realizar para un correcto mantenimiento del césped en otoño es el recebo. Con el recebo añadimos una capa ligera de mantillo, o de arena, o una mezcla de ambas cosas.

El recebo ayuda a mejorar el suelo después de las tareas tan agresivas que hemos realizado como han sido el aireado y escarificado. Si sólo hemos realizado un aireado podemos cubrir con el recebo los agujeros realizados, aunque lo más aconsejable es cubrir toda la superficie del jardín con una fina capa.

Además, si hemos aprovechado para realizar una resiembra, con el recebo cubriremos las semillas para que no sean pasto de alimento para aves o insectos.

Abono ideal para césped natural
Abono ideal para césped natural

Y por último pero muy importante en esta lista de tareas que estamos realizando para el correcto mantenimiento del césped en otoño es el abono. Los abonos aportan al césped todos los nutrientes que la planta necesita para crecer y desarrollarse correctamente.

El abono ideal está formado por nitrógeno, fósforo y potasio. Muy importante es aplicar el abono de una manera uniforme en todo el jardín y siempre siguiendo las indicaciones del fabricante, ya que un exceso de abono puede producir quemaduras en el césped.

Durante el otoño el abono llevará una cantidad inferior de oxígeno que el utilizado en primavera.

Con todas estas tareas de mantenimiento del césped en otoño, vamos a tener un césped en primavera sano y fuerte por dentro y por fuera, luciendo de esta manera un jardín precioso.

Otros artículos de interés:

Cuidados del césped en otoño

Cómo instalar tepes

Cuidados del césped en invierno

Para lograr un césped en perfecto estado, es necesario realizar unos cuidados mínimos durante los meses de invierno

Aunque nos parezca que durante el invierno el césped no necesita de cuidados, es
imprescindible realizar una pequeñas tareas de mantenimiento para lograr en primavera
que luzca en todo su esplendor.

Las bajas temperaturas, el hielo o las nevadas pueden ocasionar graves daños al
césped, para ello debemos tener especial cuidado durante el invierno.

Previamente a la llegada del invierno, deberemos haber abonado el césped durante los
meses de otoño. El abono ideal es aquel de liberación lenta con los nutrientes
necesarios para el correcto desarrollo del césped.

Abono para césped natural

El abono debe contener Nitrógeno (N 12%), Fósforo (P 11%) y Potasio (K 18%),
sustancias necesarias para su crecimiento. Desde Tepes Julián le ofrecemos una oferta
especial: Saco de 25 kg. Fertilizante complejo con microelementos, ideal para el
mantenimiento del césped, a un precio de 49,98 €. Iva y Transporte incluidos en el
precio.

En los meses de invierno tenemos que retirar las hojas secas que aparezcan en el
jardín con ayuda de un rastrillo. Estas hojas pueden afectar seriamente al crecimiento
del césped, debido al agua que acumulan pueden llegar a pudrirlo, e se incrementa
también la posibilidad de la aparición de hongos.

Césped con hojas
Retirada de hojas secas

El crecimiento del césped durante los meses de invierno se ralentiza. En caso de
necesitar realizar alguna siega deberemos dejar siempre un corte alto para proteger a
las raíces de la planta de las heladas y fríos, y a la existencia de malas hierbas o
musgo que durante el invierno se hacen más resistentes. Siempre realizaremos el corte
con el césped seco y mejor en las horas centrales del día.

En estos meses de invierno el riego también disminuye, debido a las heladas y al
propio rocío que existe en esta época es suficiente humedad para el césped. En caso de
que el invierno venga seco, realizaremos algún riego pero siempre en las horas de más
calor del día para que dé tiempo a secarse el césped antes de la bajada de
temperaturas que se producen por la tarde-noche.

En caso de producirse heladas no debemos pisar el césped ya que podríamos romperlo, si
queremos eliminar la escarcha una opción es realizar un riego muy suave pero en las
horas del mediodía.

Si se producen nevadas no debemos acumular toda la nieve en una parte del jardín, ya
que el césped natural que allí exista puede ahogarse.

Con estos sencillos cuidados podremos llegar a la primavera con un césped natural en perfectas
condiciones.

Otros artículos de su interés:

Mantenimiento del césped

Césped en tepes para jardines

Cuidados del césped mes a mes

Enfermedades y Hongos: Problemas de los jardines

Las enfermedades y los hongos son los grandes problemas de los jardines si no se hace un buen mantenimiento.

Problemas de los jardines:

La formación de césped en tepe pasa por una fase crítica tras su colocación en el terreno de asiento. Si bien, esta situación es especialmente delicada cuando las temperaturas superiores son extremas. En consecuencia, hay que prestar mayor atención al césped natural que se ha instalado. Los expertos afirman que los rollos de césped natural en tepes no se pueden considerar maduro hasta que no ha vivido su primer invierno y su sistema radicular ha alcanzado su desarrollo pleno.

Así pues, los dos problemas que pueden aparecer en las praderas (y no los únicos) son las enfermedades y hongos. Por tanto, el mantenimiento es especial durante la siguiente climatología:

  • Elevadas temperaturas unidas a vientos fuertes son la causa de la deshidratación y marchitamiento del césped. Aún es más grave si el riego no es eficaz. El caudal estándar suele ser de 5-6 litros por cada metro cuadrado, siempre y cuando el drenaje de la tierra sea correcto.
  • Elevadas temperaturas junto con el exceso de riego. Ello supone un riesgo importante para la aparición de enfermedades y hongos. Esto no quiere decir que tengamos que echar menos agua de lo normal, porque ello provocaría la sequedad del césped y, por ende, la muerte. Así, hay que buscar un caudal óptimo de riego para evitar que se produzcan ambas consecuencias.

Los hongos más populares durante el verano son: el Pithium y el Dóllar Spot. La mayoría de dichas enfermedades vienen provocadas por las altas temperaturas y sobre todo durante la noche, es decir, cuando las temperaturas nocturnas rondan los 21 y 27 grados centígrados unidos a periodos de humedad elevados. Son tan agresivos que en 48/72 horas es arrasado por todo el jardín.

Problemas de los jardines
Problemas de los jardines

La solución a estos problemas es un correcto mantenimiento del césped, es decir, no debemos regar en exceso ni tan poco, sobre todo cuando las temperaturas son altas. También, sería importante que durante los meses de verano se realicen tratamientos preventivos de enfermedades fúngicas.

Los síntomas para detectar estas enfermedades son manchas amarillentas en las hojas que van tomando un color muy húmedo. Posteriormente, se convierta en un color marrón rojizo.

En definitiva, los problemas de los jardines que hemos citado no son los únicos. Por desgracia existen multitud de factores que pueden causar graves enfermedades en el césped natural.