Archivo de la etiqueta: planta

  • Les informamos que del 02 al 17 de agosto, cerramos por vacaciones. Disculpen las molestias.

Consumo de agua del césped natural

Consumo de agua del césped natural
Consumo de agua del césped natural

El consumo de agua del césped natural es un aspecto muy importante que hay que procurar cuando realizas el riego del jardín ya que supone un importante ahorro para tu economía y para el medio ambiente. Como bien sabes, el agua es un bien escaso que debemos cuidar entre todos de manera sostenible. Para ello debemos seguir unos consejos sobre cómo gestionar el consumo de agua del césped natural.

En primer lugar, cuando instalemos rollos de césped natural en tepes debemos procurar instalar, antes de preparar el terreno y de plantar los tepes, un buen riego automático a través de difusores o aspersores y que éstos estén bien regulados. ¿Por qué no debemos usar la manguera? Por la sencilla razón de que el agua no cae de manera uniforme por todo el espacio verde y, por consiguiente, necesitaremos dar más agua para cerciorarnos de que toda la planta está húmeda.

En segundo lugar, los riegos, sobre todo durante el verano, no ha de hacerse en horas de sol porque provocará la evaporación del agua con el sol y, por tanto, la humedad del césped natural será mínima. Sin embargo, existe una excepción y es que en la primera semana de instalación de tepes, o 10 días, debemos dar tres riegos diarios por la sencilla razón de que lo que importa los primeros días es el enraizamiento.

Consumo de agua del césped natural
Consumo de agua del césped natural

Otros consejos sobre el ahorro en el consumo de agua del césped natural son: introducir sensores de lluvia que permitan desenchufar el riego automáticamente cuando empieza a llover. La base de un buen desarrollo en el crecimiento del césped es aplicar una mezcla de mantillo con arena de río y tierra vegetal durante la preparación del terreno. Además de esto, un césped cortado bastante bajo le dará más el sol y, en consecuencia, necesitará más agua. Por tanto, no siegues demasiado el jardín. Así, las hojas del césped más altas provocarán su endurecimiento y resistirán mejor al sol.

En cuanto al abono, existen nutrientes que requieren más agua como es el caso del nitrógeno. Así, debemos escoger aquel abono complejo que tenga un porcentaje de nitrógeno apto para césped. En Tepes Julián, usamos abono complejo con un NPK 12-11-18.  Por otra parte, las malas hierbas en el jardín compiten con el césped por el agua, el sol, por las sales minerales, etc. Por ello, cuanto más joven es la maleza antes debemos tratarlas con herbicidas.

Por último, existen variedades de césped que requieren menos agua. Una mezcla de semillas correcta hará que el césped necesite poco mantenimiento. En Tepes Julián, disponemos de una variedad llamada trafic que está formada por festuca arudinácea, ray grass inglés y poa pratensis. Es una variedad que se adapta a todos los climas y, por tanto, requiere menos agua.

En resumen, el riego es una parte fundamental para la supervivencia del jardín. Por ello, sin agua, el césped podría morir. Recuerda, también, que un exceso de agua podría provocar diferentes enfermedades en el césped natural como son los hongos.

 

 

 

 

Herbicidas frente a las malas hierbas

Los herbicidas a aplicar frente a las malas hierbas. Consejos sobre la aplicación de productos fitosanitarios como es el caso de los herbicidas.

Las malezas son hierbas que crecen en un lugar donde se ha plantado otro tipo de semillas. Tiene una gran rivalidad porque luchan por el agua, el sol y cualquier otro nutriente.  Así, estas malas hierbas pueden eliminarse a través de herbicidas que son eficaces para ello. Hay que cuidar el jardín y aplicar estos productos fitosanitarios para la eliminación de estas malezas.

Herbicidas frente a las malas hierbas
Herbicidas frente a las malas hierbas

Los herbicidas son productos tóxicos y por ello, hay que seguir unos consejos sobre su uso y aplicación:

  1. Hay que aplicar una cantidad que nos indique las instrucciones de uso. En caso contrario, podría dañar al césped natural.
  2. Mantener alejados de los niños y, en consecuencia, guardarlo en un lugar seguro y separado por materiales.
  3. Cuanta más alta sea la hoja, mayor será el efecto.
  4. No realizar la siega ni antes ni después de aplicar los herbicidas.
  5. Aplicar los tratamientos con un tiempo tranquilo, es decir, que no haya vientos ni llueva. Además, algunos tratamientos requiere que se apliquen entre intervalos de temperatura y, por consiguiente, ha de hacer durante la noche (sobre todo en verano).
  6. Elegir aquel herbicida que elimine la mala hierba en cuestión y, por tanto, que no afecte a la planta sembrada.
  7. Usar adecuadamente indumentaria apta para ello como mascarillas, uniforme, guantes…
  8. Limpiar tantos la ropa e indumentaria como la maquinaria utilizada para ello.
  9. En caso de haber sembrado césped natural, no aplicar el herbicida en un primer momento. Hay que esperar a que pase un tiempo.
  10. Aplicar cuanto antes, es decir, es mejor aplicar el herbicida cuanto más joven sea la hierba para que no crezca y se desarrolle.

En definitiva, lea las instrucciones de uso y consulte con los fabricantes en caso de tener cualquier tipo de duda.

 

 

Abono en el césped natural

Abono en el césped natural. Uno de los pilares básicos para el mantenimiento es el abono en el césped natural. Estudiemos de qué nutrientes están compuestos los abonos.

Para mantener un jardín sano y buen estado debemos nutrirle un abono en el césped natural, es decir, un alimento que absorba el jardín para el crecimiento de la planta ornamental. Además, cuando veamos que el color del césped esté con un color verde apagado, casi amarillo, eso es por falta de abono en el césped natural.

Abono en el césped natural
Abono en el césped natural

Pues bien, los nutrientes que debe contener un abono en el césped natural son como mínimo el nitrógeno, que es el componente más determinante porque favorece el crecimiento de las hojas y, además, favorece el enraizamiento; el fósforo que favorece el sistema radicular (es la primera raíz que marchita tras la semilla, después surgen otras raíces secundarias) y el potasio que estimula el crecimiento.

Además de estos nutrientes químicos, existen otros menos importantes como son el magnesio y el  calcio (favorece el enriquecimiento del suelo), el azufre (mejora el color de la planta), entre otros.

Este tipo de abono complejo es ideal para el césped variedad trafic porque favorece el crecimiento de las semillas festuca arundinácea, ray grass ingles y poa pratensis. La cantidad a aportar de abono es sobre 2,5 kilogramos por cada 100 metros cuadrados y cada 4 semanas, sólo de los meses de marzo a noviembre. En concreto, el abono óptimo a aplicar es el 12-11-18.

En conclusión, una vez que realicemos la siega del césped natural sería buen momento de echar el abono. A continuación habría que darle un riego para la descomposición del granulado. El abono se tiene que repartir de manera uniforme, para ello existen abonadoras para superficies grandes. Para terrenos o jardines pequeños, podremos echarlo a mano teniendo bastante precaución de no echar excesiva en un lugar en concreto porque provocarían quemaduras.